Obama será bienvenido con hospitalidad, respeto y consideración, afirma Cuba

LA HABANA, 18 feb (Xinhua) -- Cuba recibirá al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en marzo próximo, con "hospitalidad" y será tratado con "respeto y consideración", aseveró hoy la cancillería local.

El mandatario estadounidense "será bienvenido por el gobierno de Cuba y su pueblo con la hospitalidad que lo caracteriza", dijo en conferencia de prensa Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de la isla.

Este fue la primera y hasta ahora única reacción cubana al anuncio de Obama este jueves en la red Twitter de que estará en Cuba el 21 y 22 de marzo próximo, acompañado de su esposa Michelle, previo a una visita oficial a Argentina, programada para el 23 y 24 de igual mes.

La noticia fue confirmada poco después por la Casa Blanca, la cual señaló que esta "visita histórica", primera de un mandatario estadounidense a la ínsula en 88 años, es una "nueva demostración del compromiso del presidente para trazar un nuevo rumbo para las relaciones entre Estados Unidos y Cuba".

Vidal apuntó que "será una oportunidad para que el presidente Obama pueda apreciar la realidad cubana y seguir intercambiando sobre la posibilidad de ampliar el diálogo y la cooperación bilateral sobre temas de interés mutuo para ambos países".

La funcionaria reiteró que para llegar a la normalización de los nexos habrá que resolver asuntos "claves", como la eliminación del bloqueo económico impuesto por Washington contra La Habana desde hace más de medio siglo, y la devolución a Cuba del territorio ocupado por la base naval de Guantánamo (sureste).

Cuba y Estados Unidos restablecieron sus relaciones diplomáticas y reabrieron sus embajadas el pasado 20 de julio, luego de 54 años de confrontación.

Desde entonces, ambas partes trabajan por normalizar sus vínculos, que son obstaculizados por el cerco económico, financiero y comercial a la isla, entre otros escollos.

Tras considerar que la visita de Obama constituirá "un paso más" hacia la mejoría de las relaciones entre ambos países, Vidal subrayó que será también una ocasión para ratificarle la voluntad de Cuba de "continuar avanzando en la construcción de una nueva relación".

Obama "será tratado con todo respeto y consideración", enfatizó la representante del Minrex, quien condujo, por la parte cubana, las conversaciones por la reanudación de los vínculos diplomáticos bilaterales.

En sus tuits acerca del viaje, el jefe de la Casa Blanca acotó que "aún tenemos diferencias con el gobierno de Cuba, y voy a tratarlas directamente".

También refirió que "Estados Unidos siempre se pondrá del lado de los derechos humanos en todo el mundo".

Interrogada por una periodista sobre este asunto, Vidal dijo que "Cuba está abierta a conversar con Estados Unidos sobre cualquier tema, incluyendo el de los derechos humanos".

La funcionaria del Minrex admitió que en este tópico ambos países tienen "diferentes concepciones", como existen en otros temas como "la democracia, los modelos políticos y las relaciones internacionales".

Precisó, sin embargo, que sobre los derechos humanos ambas partes han sostenido intercambios basados en "respeto, igualdad, reciprocidad y sin intromisiones en sus asuntos internos".

"Dialogar sobre este asunto y otros forma parte de ese esfuerzo que estamos realizando para construir una nueva relación con Estados Unidos, y que contribuya en oportunidades y beneficios para nuestros pueblos", agregó.

Según anunció la Casa Blanca, en La Habana Obama tiene previsto reunirse con su homólogo anfitrión Raúl Castro, y sostener contactos "con miembros de la sociedad civil, empresarios y cubanos de a pie".

La posibilidad de este viaje fue anunciada por el propio Obama en diciembre pasado, al cumplirse el primer aniversario del acercamiento bilateral, cuando dijo tener interés en visitar Cuba antes de que concluya su mandato en enero de 2017.

"Estoy muy interesado en ir a Cuba, pero creo que las condiciones tienen que ser las apropiadas", indicó entonces el mandatario en una entrevista concedida al portal Yahoo.

La última vez que un presidente estadounidense en ejercicio pisó suelo cubano fue en enero de 1928, cuando Calvin Coolidge viajó a La Habana para asistir a la VI Conferencia Internacional Anual de Estados Americanos, y fue recibido por el entonces gobernante de la isla, Gerardo Machado.

Categorias: